abrir cerradura

La puerta es el punto de acceso a viviendas y negocios. ¿Cuántas veces nos ha sucedido que la llave no entra a la primera o que hay que hacer varias intentonas hasta que finalmente encaja en la cerradura? Seguro que muchas, y que nos hemos desesperado en más de una de esas ocasiones. Abrir cerradura que no esté bien engrasada puede ser realmente complicado. A continuación te explicamos cómo solucionarlo.

¿Por qué es importante el engrasado para abrir cerradura?

Mantener las cerraduras en perfecto estado es clave para evitar muchos problemas de este tipo. Incluso de otros peores como partir una llave. Incluso, puede ocurrir que el mecanismo se rompa y haya que sustituir el cilindro o toda la pieza. Todo esto sin contar con el gasto económico que conlleva llamar a un cerrajero para una apertura de cerrojos.
Si no quieres que abrir una cerradura se convierta en un suplicio, basta con seguir unos consejos básicos. Éstos harán que tu cerradura siempre esté perfecta y su vida útil sea más larga.

El primero y más sencillo es el de la limpieza.

Con un pequeño pincel, mucho mejor si es nuevo y no ha sido utilizado para otro uso, cepilla toda la superficie de la cerradura. Haz hincapié en el bombín. Intenta llegar a todos los pequeños espacios donde pueda quedarse algo de polvo o pequeñas partículas de suciedad.
No es necesario que lo hagas muy asiduamente, con dos veces al año es más que suficiente.

El mantenimiento de las cerraduras es esencial para su buen uso.

Después de esta limpieza, el próximo punto será el de engrasarlo. Para ello, aplicaremos grafito, que es un fantástico lubricante. Se puede adquirir en ferreterías, pero también podemos ahorrárnoslo si frotamos la punta de un lápiz, que sea de grafito, por la superficie de la llave. La introducimos en la cerradura, y hacemos que gire dos o tres veces.
No lo intentéis con aceite de oliva o de girasol u otra grasa que no sea específica para cerraduras. No sólo no será efectivo, sino que puede obstruir más el mecanismo.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *